| Agost, miercoles veintidos de noviembre de dos mil once
Portada | Adida | Mi agost.com | Webmail | Webcam | El Clima | Muro ( Redes Sociales ) (N) |
raya
cas val eng | a A | |
Para referirte a Agost en redes sociales utiliza alguno de estos Hashtag: #pobleagost , #03agost, #agostcom


Ivorra
Fecha artículo : 06 Nov 2004| Lecturas : 0| Votaciones: 35 | Promedio: 3.3 Bueno|

LA FALCATA IBERICA DE AGOST

Quien sabe si algún día, el día que se dignen a tratar los yacimientos ibéricos como lo que son, concretamente las necrópolis, podremos presumir y estar seguros de que un Guerrero íbero fue enterrado bajo nuestros pies, y contar con el hallazgo de su FALCATA IBÉRICA. Un íbero noble que, quizás como mercenario, fuera a luchar a Grecia, luchara con y contra Cartago, también lo hiciera en guerras Púnicas, e hiciera frente al romano invasor....


Los iberos eran pueblos de carácter belicoso y austeros en sus costumbres, hábiles metalúrgicos y trabajadores de la piedra. Rendían culto a las armas considerándolas sagradas, hasta el punto de ser enterradas con sus dueños tras deformarlas para impedir que otros las usaran. Los autores antiguos describen a los guerreros iberos vestidos con túnicas cortas blancas con ribetes de púrpura y sus falcatas íberas en la mano.

Mas que conocido es el aprecio en que se tuvo a los guerreros de Iberia en el siglo V a. C. Su excepcional capacidad de adaptación a cualquier tipo de lucha les valió su reputación. Estos combatientes eran bravos guerreros a caballo y valientes soldados a pie y por ello fueron apreciados en todo el Mediterráneo, distinguiéndose por su astucia y rapidez en la pelea. Por tales motivos, sirvieron como mercenarios para luchar en Himera (480 a. C.), en Grecia (415 a. C.) y en los ejércitos de Aníbal y Romano mucho antes de que éstos conquistaran la Península.

Guerreros ibéricos que "estaban acostumbrados a trepar por los montes y a saltar entre las rocas armados con sus armas ligeras". Entre estas armas ligeras se encontraba la Falcata Ibérica, el arma característica del guerrero íbero, su arma por excelencia.
La Falcata era el arma preferida de los mercenarios y la mas temida por los romanos, un tajo de Falcata podía cortar el escudo y el brazo del oponente. Fue fuente de quebraderos de cabeza para el ejercito romano, inspirando no pocos cambios en el equipamiento y tácticas del entonces poderosísimo ejército. Cita Polibio como los bordes de los escudos tuvieron que ser reforzados con metal, para aguantar el poder lacerante de la Falcata. Tras la llegada de Roma a España, pasó a formar parte del equipo militar romano, así como las escuadras de honderos tras su paso por las Islas Baleares.
En la batalla de Cannas (216 a. C.), las legiones romanas fueron exterminadas por las tropas mercenarias de Aníbal, comandadas por expertos y ágiles íberos que, armados de falcatas sembraron aquel valle de sesenta mil amapolas rojas.

La hoja de la falcata mide aproximadamente unos 45 cm. de longitud, es decir, la longitud del brazo. Su peculiar forma de doble dirección hace que le sea más difícil al enemigo parar los golpes que si se recibieran de una espada recta.

La Falcata es de hoja curvada y filo al interior de la misma y contrafilo en la punta, presentando un fuerte lomo; su empuñadura es parte de la hoja vuelta hacia la punta, formando un guardamanos. Su filo de forma cóncava con el centro de gravedad desplazado hacia la punta la convierte en un arma terrible

En realidad no hay dos falcatas iguales, ya que estas valiosas espadas se fabricaban de encargo, por lo que cada una tenía unas medidas según el brazo de su dueño. En todo el Mediterráneo se admiraba la calidad de estas armas, fabricadas con un mineral de hierro de altísima pureza. Su flexibilidad era tal que los maestros armeros la colocaban sobre sus cabezas doblándolas hasta que la punta y la empuñadura tocaban sus hombros. Si la espada volvía a su posición recta al soltarla de golpe era una obra de arte, si no se fundía para volver a fabricarla.

Si nos atenemos a los tipos de falcata, son principalmente dos:

- La falcata con empuñadura en forma de cabeza de ave (de influencia griega).
- La falcata con empuñadura de cabeza de caballo.

     Desde el punto de vista cronológico, parece que la FALCATA ibérica no puede remontarse más allá del siglo V a. C. y sobrevive hasta principios del siglo I a. C.


Según autores, los griegos que llegaron a España llevaron la falcata consigo y tuvo gran aceptación, convirtiéndose en la segunda arma más utilizada tras la Espada De Hoplita, sin embargo otros se deciden por entrar en discusión alegando que su origen no es muy claro y que Homero en su Iliada narra como los guerreros griegos portaban un tipo de espada idéntica, que aparece en muchas representaciones de época, sobre todo en cerámica, la denominada Machaira, evolución griega del Kopis oriental y que inspiró claramente nuestra Falcata
Las Falcatas que se conservan han sido halladas en las necrópolis iberas, estos cementerios se encontraban en las afueras de los poblados, donde los difuntos, tras ser incinerados, eran depositados en urnas rodeadas de un ajuar funerario que variaba según la riqueza, donde destacan las armas, como la espada ibérica o Falcata. Dos recipientes funerarios destacados son las esculturas de la Dama de Elche y la Dama de Baza, ambas con una cavidad posterior para depositar las cenizas.

Parece ser que uno de los rituales de enterramiento consistía en inutilizar la espada, para que ningún otro pudiera utilizarla jamás, espada que había acompañado al guerrero durante su vida, y que, a partir de ese momento, le acompañaría en su último viaje. Todas las falcatas nos han llegado quemadas, pues era norma habitual entre los nobles íberos la práctica de la incineración, rito en el que las armas ardían en la pira del guerrero y se enterraban con sus cenizas.






Para mas información:  

ARANEGUI GASCO, C.; DE HOZ, J. (1992) "Una falcata decorada con inscripción ibérica. Juegos gladiatorios y venationes. Estudio epigráfico". Homenaje a E. Pla Ballester. SIP, Trabajos Varios 89, 319 344. Valencia
OLMOS ROMERA, R. (1993) "De nombres, de cosas, de historias: usos y símbolos de la falcata ibérica. Recensión de F. Quesada, Arma y símbolo, la falcata ibérica. Arqrítica 6, 15 16.
QUESADA SANZ, F. (1992) Arma y Símbolo. La falcata ibérica. Alicante.

www.historialago.com
www.artehistoria.com
www.todocoleccion.net

www.aceros-de-hispania.com/
www.ateneacoleccion.com
http://www.ffil.uam.es/reib/bib-5.htm
http://www.museodelarmablanca.com/historia_falcata.htm
http://contestania.com/principal.htm
http://www.fiestavendimiarequena.com/otras_fiestas/41_fiesta/41_1988_08_05.htm

www.ieszurbaran.net
http://www.ajualcoi.org/wmuseu/castellano/virtual4_ibero.htm
http://www.esgrimaantigua.com/ArmasEvolucion.php
http://www.terra.es/personal5/carmen250155/comercio.htm


Valora este articulo:
Usuario: Palabra Paso:
Ivorra 00/00/0000 0:00:00
Pues ahora resulta que si existen las esfinges de Agost, pues mira por lo menos ya no envia papelitos la administración diciendo que no sabe nada de las esfinges...

raya
Agost.com
La pagina se creo en: 0,050 segundos.
-
Creative Commons License. Español   Catalan
Se permite copia, difusión, modificación y reproducción parcial o total del contenido siempre y cuando figure el autor inicial del texto y su uso no sea Comercial. Todas las copias deben llevar esta nota. En el caso de usos comerciales, por favor, póngase en contacto con: adida (-arroba-) agost.com