| Agost, martes veintiuno de noviembre de dos mil once
Portada | Adida | Mi agost.com | Webmail | Webcam | El Clima | Muro ( Redes Sociales ) (N) |
raya
cas val eng | a A | |
Para referirte a Agost en redes sociales utiliza alguno de estos Hashtag: #pobleagost , #03agost, #agostcom


Santiago Frances Cambra
Fecha artículo : 01 Mar 2002| Lecturas : 0| Votaciones: 122 | Promedio: 2.7 Bueno|

LA CULTURA DEL BOTELLÓN


Es curioso pero allá por mitad de los años ochenta, nos juntábamos ocho o diez amigos, los sábados por la tarde a eso de la hora del café, recién duchados afeitados bien vestidos, comprábamos una botella de ginebra y un par de coca-colas que por ese tiempo eran de litro y de cristal unos cubitos de hielo, y nos íbamos a casa de un amigo que tenia una segunda vivienda desabitada con una mesa y algunas sillas y un par de colchones todo sea dicho, hacíamos mesa redonda, junto con unas pipas y unas patatas chips, y nos pasábamos allí mínimo un par de horas, las cuales empleábamos hablando aventuras de la semana anterior, o tratando de arreglar el planeta y en la mayoría de los casos terminábamos hablando como siempre de mujeres, al cabo de ese tiempo la gente ya se iba marchando la mayoría a recoger a las novias que era lo que se llevaba en ese momento, un poco contentillos porque tampoco era de emborracharse, aunque alguna semana que otra alguno pillaba la “taja” y era el primer tema de conversación de la siguiente reunión, y curiosamente a ese rito le llamábamos “la botella” entre semana el que no iba decía el sábado no voy a poder ir a la botella, porque lo normal era asistir, y creo recordar que se hacia mas habitualmente el verano que el dia daba mas de si porque en invierno salíamos antes y también nos recogíamos antes, y el rito este me acuerdo yo que era de manga corta, y ahora aparece la polémica del botellón, pero claramente muy diferente a lo que yo estoy comentando, en esos tiempos yo sabia de poca gente que lo hiciera, luego nadie se enteraba porque lo hacíamos en un sitio privado no en la vía publica, y me consta que aquí en el pueblo por lo que me han dicho se iban a una caseta del campo y hacían lo mismo, aunque la mayoría de nosotros lo hacíamos para coger el puntillo no para ponernos ciegos como he comentado anteriormente, aunque alguno que otro cogía alguna cogorza pero no era lo habitual, era mas por la charraeta estar juntos un rato ya que algunos no nos veíamos en toda la semana por nuestros trabajos, lo hacíamos a primera hora de la tarde no como ahora que lo practican ya de madrugada, lo dejan todo perdido y pillan cada cebollazo que van de lado a lado de la calle, y lo peor de todo gente con quince o dieciséis años, y en muchas ocasiones termina con roturas de escaparates destrozos del mobiliario urbano, nada que ver con lo que yo cuento, ya teníamos los veinte cumpliditos aunque eso tampoco nos disculpaba, pero ver a quinceañeros en coma etílico eso ya es muy fuerte, yo jamás he vivido una situación de este tipo, y hoy en dia en la televisión se ven cosas que impresionan, pienso que de ocio nada eso ya es mas vicio o alcoholismo, que no tiene nada que ver con pasárselo bien o acaso alguien piensa que emborrachándose uno se divierte a esa altura uno ya esta pasado de vueltas y ya no controla nada, y pasas de un de estar agustito a descontrolar desvariar y a pasarlo realmente mal, cuando te pasas de el puntito, todos hemos sido jóvenes y hemos bebido y sabemos de que va la cosa, y lo de hoy me parece que se pasa de lo normal, y oímos que los jóvenes protestan de que las copas son muy caras en los bares de moda, pero macho los del botellón vais a saco o sea a pillar la castaña a toda costa, porque si ponen un control de alcoholemia a la salida de un lugar de cita para el botellón mas del 95% 

explotarían el aparato de medir, y es que la alternativa tampoco es nada, no hay que ser extremistas o todo o nada existe él termino medio, te puedes tomar cuatro cubatas controlar y pasarlo realmente bien, yo las peores noches de marcha las he pasado cuando alguien de mi entorno se pasaba e iba por los suelos esa noche era una porquería y si el que va por los suelos eres tu pues ya no te quiero ni contar.

Por mucho que se intente evitar el botellón, los jóvenes buscarán sus mañas para beber, por este motivo los padres son los primeros que tienen que hacer entender a sus hijos que el alcohol no es una buena compañía, que no es la única solución para divertirse y que, tomado con moderación, no hace tanto daño.

Porque, no nos engañemos, el alcohol forma parte de nuestra cultura, y salir por ahí ha cenar y tomarse tres o cuatro copas o las que hagan falta, lo hacen la gran mayoría, bailar hasta reventar o cantar en un karaoke totalmente desinhibido, lo vemos un fin de semana tras otro y mas si no se trabaja al día siguiente, eso es así todos lo hemos hecho y difícilmente se dejara de hacer, aunque ahora la cosa se ha ido de madre.

Por otra parte los jóvenes se metieron solos en el botellón, y seguramente ellos solos tendrán que salir, basta que les quieran echar una mano para que ellos renuncien a ella y tengan que caerse solos del burro. Puede que ni los mayores seamos tan listos ni los jóvenes tan tontos, estos han demostrado que además de ser tenaces en defender sus ideas y formas de divertirse, también lo serán para cambiar de dirección cuando lo crean conveniente,

Y termino pidiendo a las autoridades políticas que en este aspecto pongan todos los medios necesarios para que la juventud tenga otras alternativas de ocio nocturno, que pienso que las hay, que sé esta convirtiendo en un grave problema social. Si eres adolescente y te gusta elegir a tus amigos, tu ropa e incluso, si puedes, tu coche, elige libremente lo que bebes pero debes saber que el alcohol dejará secuelas que ni siquiera puedes imaginar.

E. SANTIAGO FRANCES CAMBRA santifran@agost.com
 

Valora este articulo:
Usuario: Palabra Paso:

raya
Agost.com
La pagina se creo en: 0,050 segundos.
-
Creative Commons License. Español   Catalan
Se permite copia, difusión, modificación y reproducción parcial o total del contenido siempre y cuando figure el autor inicial del texto y su uso no sea Comercial. Todas las copias deben llevar esta nota. En el caso de usos comerciales, por favor, póngase en contacto con: adida (-arroba-) agost.com