| Agost, miercoles veintidos de noviembre de dos mil once
Portada | Adida | Mi agost.com | Webmail | Webcam | El Clima | Muro ( Redes Sociales ) (N) |
raya
cas val eng | a A | |
Para referirte a Agost en redes sociales utiliza alguno de estos Hashtag: #pobleagost , #03agost, #agostcom


Santiago Frances Cambra
Fecha artículo : 01 Nov 2001| Lecturas : 0| Votaciones: 124 | Promedio: 2.4 Regular|

A CONTRATIEMPO
Breve relato dedicado a unas amistades muy especiales

Este articulo lo escribo acordándome de unos amigos con los que compartí penas y glorias durante mi periplo en Valencia, concretamente en el hospital universitario de La Fe, durante el largo proceso que me llevo mi enfermedad. Que duda cabe que estar ingresado en un hospital pues une a los pacientes, vas conociendo a gente nueva que entra y se marcha y también a otras personas que su enfermedad es mas bien crónica y los ves mas a menudo y a su familia ya tomas unas confianzas como es lógico de tanto verlos, se hace una amistad muy especial, que suele perdurar, y que yo recuerdo con cariño, todos los enfermos de pulmón están en la décima planta del hospital general, es la planta de neumología allí cuando llevas una temporada como me ocurrió a mi que durante el año 2000 estuve mas días dentro del hospital que fuera, pues hay muy buen rollo, todos están enfermos de lo mismo o del mismo órgano aunque la enfermedad sea diferente, la mayoría de nosotros estábamos en una lista de espera a ver cuando llegaba un órgano compatible con nosotros y si llegaba alguno siempre nos enterábamos, si no por las enfermeras pues por algún compañero que presenciaba como llamaban al afortunado a quirófano, todos le hacíamos un corro y escuchábamos como cuando éramos pequeños que nuestros padres nos contaban cuentos pues igual, y luego hasta estábamos inquietos y nerviosos las enfermeras lo notaban porque cuando había trasplante cuando nos tomaban la tensión ese día estaba un poco alta y el ritmo cardiaco no era el cotidiano, hasta que no veíamos a la doctora de neumología y nos decía que todo había salido bien, había una calma tensa en la décima planta.

Pues yo quiero contaros el caso así por encima de tres personas que conocí, la primera que conocí fue en el año 98 que fui a hacerme las pruebas para el trasplante pulmonar, en la habitación que me pusieron había un señor de Orense de unos cincuenta y cinco años se llamaba Miguel
Prados que tenia un enfisema pulmonar y estaba acompañado de su señora Bani lógicamente, eran dos bellísimas personas pronto hicimos amistad, ya que las mujeres se marchaban juntas a comer y nosotros como estábamos 24h juntos e incluso como estábamos allí para lo mismo nos llevaban junto a hacernos las pruebas, total que yo estuve allí diez días al cabo de ese tiempo me dieron el alta una vez finalizadas las pruebas que por cierto yo me las iba apuntando cada prueba que me hacían y sumaron una treintena de ellas, o sea que allí lo calculan muy bien a quien van a meter en el quirófano, y mi compañero Miguel le dijeron que se buscara piso lo mas cerca del hospital porque él llevaba ya muchos años enfermo y lo iban a poner en la lista de espera, pues mi mujer y la suya se fueron a buscar piso corriendo y esa misma tarde lo encontraron frente al hospital a escasos cien metros, y nosotros nos marchamos hacia Agost pero seguíamos manteniendo la relación ya que yo tenia revisiones cada dos o tres meses, y cuando viajábamos a Valencia comíamos en su casa, y nos iba contando sus evoluciones, lo llamaron para trasplante y nos llamo Bani su mujer muy nerviosa y nos lo dijo y coincidía que a la semana siguiente iba yo a revisión, y pudimos verlo en una habitación con una cristalera que solo podíamos vernos, y lo vimos estupendamente yo le preguntaba Miguel que se siente y él me decía que cojo aire y no tengo fin, todos muy contentos esto fue en mayo del 99 paso sus dos meses de rehabilitación respiratoria y lo mandaron a casa, nos llamábamos esporádicamente y ya esta, luego llego lo mío, yo me puse enfermo en enero del 2000 ingrese en Alicante tres veces el mismo mes y la siguiente vez que tuve una recaída ya me mandaron a Valencia, y el dia 11 de febrero entre en la lista activa de trasplantes pulmonares allí conocí a varios que estaban como yo, a José Luis de la Flor un chaval de 22 años con fibrosis quistica, y a Manolo Orero que coincidimos en la misma habitación Manolo tenia cuarenta y pocos años y estaba enfermo del pulmón pero no como para trasplantarlo, y mira por donde a las pocas semanas vino Miguel Prados de revisión eso debía de ser en el mes de mayo del 2000 porque recuerdo que me dijo su mujer que habían celebrado el aniversario del trasplante la semana anterior, estuvo allí haciéndose las pruebas y le detectaron un virus y querían tenerlo controlado así que lo ingresaron y nos volvimos a juntar todos otra vez un año mas tarde, una noche estábamos José su novia Marina de Cartagena trasplantada hacia tres años se conocieron en la consulta, y mi mujer hablando en el vestíbulo después de cenar y vinieron los padres de el, que son Gaditanos y eran tremendos, un buen humor increíble, total que nos despedimos y nos fuimos a nuestros respectivas habitaciones, una hora mas tarde entraba en mi habitación la madre de José Luis con una sonrisa de oreja a oreja diciendo en voz alta que lo habían llamado para hacerle el trasplante que estaban afeitándole el pecho para llevárselo, salimos corriendo al vestíbulo y aun pudimos verlo como se lo llevaban hacia quirófano le dimos muchos ánimos y se lo llevaron, calma tensa otra vez en la décima planta, a la mañana siguiente todo había salido muy bien ya estaba en la UCI y si todo iba normal dentro de tres días lo suben a la novena planta que era donde estaban los trasplantados, todo fue de maravilla su novia nos tenia al tanto de todo, a todo esto Miguel Prados seguía hospitalizado, no le encontraban el porque de ese virus, y nos veíamos diariamente, ese dia me cambian de habitación y me ponen con un chaval de mi edad Miguel Álvarez, que ya lo había visto mi mujer varios días ingresado, hicimos una amistad increíble, su mujer Amparo era muy nerviosa e impulsiva nos meamos de la risa con ella, vivian en Burjasot muy cerca de Valencia este Miguel era valencianista acérrimo y por encima de todo muy buena persona, todos los días su mujer le subía del quiosco el Súper que es un periódico deportivo tipo Marca o así pero de Valencia lo leía y luego me lo pasaba y así estábamos al tanto de la información deportiva, allí cada uno compraba un periódico diferente y luego se iba pasando, en un dia podías ojear tranquilamente cuatro o cinco periódicos.

Miguel Álvarez había tenido un derrame de pleura que es una especie de camisa que rodea los pulmones, pero el derrame fue bestial le sacaron cinco o seis litros de liquido, nos contaba que se sentía muy hinchado que fue al medico y le decía que eran gases, hasta que se hincho como un globo le oprimía el estomago y decía que se tomaba un cortado y ya estaba lleno así que se fue a La Fe directamente, y allí en urgencias le sacaron el liquido, pues allí llevaba tres semanas y no le decían nada el se encontraba bien, pero no le daban el alta, y un dia entro en la habitación un doctor al que no conocíamos y en la solapa de el batín pude leer el nombre del medico y debajo la especialidad, oncologia, pude comprobar con que sutileza le dijo a mi compañero que tenia metástasis (cáncer), que había detectado unas células extrañas y que quería saber a que era debido, pero que tenia que subirlo a la planta de arriba a su planta oncologia, bueno pues se lo llevaron pero seguíamos en contacto, su mujer bajaba cada dos por tres y el también y yo de vez en cuando con mi silla de ruedas subía a verlo yo ya estaba bastante mal ya no andaba iba a todos los lados en silla de ruedas, al cabo de unos días le dieron el alta a Miguel y paso por mi habitación y nos dijo que la novia de Mendieta un jugador del Valencia era amiga de su mujer y que iban a quedar para cenar con Mendieta y nosotros le dijimos que nos dijeran donde iba a ser que nos acercaríamos era para dar un poco de ánimos a Miguel que estaba algo deprimido (no era para menos), pero al final no se que paso que no cenamos con Mendieta. Tenían que ponerle quimioterapia seis sesiones unos seis meses una por mes, y su mujer nos dijo a parte que el oncólogo le había dado seis meses de vida, yo llame a mi primo Jorge que es medico y que estaba trabajando allí en La Fe y el expuse el caso y me dijo que con un derrame de pleura que solo sacaran de litro y medio a dos litros ya se consideraba un cáncer mortal a corto plazo menos de un año y a el le habían sacado mas de cinco litros mi primo me dijo que igual no llegaba ni a los seis meses que le había dicho el oncólogo, a todo esto José salió de la UCI y ya estaba en la planta e iba a empezar la rehabilitación respiratoria eso significaba que en mes y medio a casa, y Miguel Prados seguía hospitalizado vino a hacerse una revisión, y aun seguía allí.
Seguimos de cerca las evoluciones de Miguel Álvarez y le iba de miedo, todos pensábamos que iba a salir bien se le cayo todo el pelo, pero el andaba muy bien sicológicamente, ya estaba pensando en volver al trabajo era el delegado de Dulce Sol en Valencia, a todo esto al cabo de un tiempo me encuentro por la calle a José que envidia me dio estaba de cine me enseño la cicatriz y me dijo que le faltaba muy poco para terminar la rehabilitación respiratoria, pero a los pocos días me lo encuentro en la planta de neumología que se lo llevaban en silla de ruedas ha hacerle una broncoscopia que le habían detectado un tipo de virus e iba con la novia que le recriminaba constantemente que no quería ponerse la mascarilla y que por eso le pasaba esas cosas, y los primeros meses es fundamental todas esas cosas, para evitar contagios o rechazos, bueno pues después de todo esto llego mi hora y me hicieron el trasplante a mi, fue desastroso en una operación que suele durar seis o siete horas la mia duro once horas, salió todo mal el cirujano salió y le dijo a mi mujer que me quedaban dos horas de vida, total un desastre, estuve nueve días dormido hasta que los pulmones se quisieron poner en marcha luego me tire en la UCI veinte días mas porque no me funcionaba el riñón cuando lo normal son tres días, me subieron a planta hice mi rehabilitación y a los dos meses a casa.

Cierto dia estaba yo dando una vuelta por el menú de teléfonos de mi móvil, y veo José Luis de la Flor y digo voy a llamarlo que hace mas de un mes que no se nada de el, total que llamo se pone su hermana y yo le digo hola que tal soy Santi pásame con José que no se nada de el, y me dijo espérate que se pone mi madre, y le digo yo a su madre que es muy cachonda hola que tal esque quería hablar con José, y su madre me dice no has hablado con tu mujer,que estaba en la cocina en ese momento y me pregunta y tu que tal vas le dije que muy bien y ella me dijo hay Santi a José lo enterramos en el mes de Julio, se me cayo el mundo encima, me dijo que no me dijeran nada para que no afectase mi recuperación, yo conocía casos de gente que a causa de una cosa como esta había hasta incluso tenido una recaída, fue un mazazo muy grande, luego salió mi mujer de la cocina y me vio con cara de circunstancia me pregunto a quien había llamado y al contárselo me contesto, antes de que te enteres por teléfono te lo digo yo, cuatro o cinco días después de José enterramos a Miguel Prados, vino a pasar una revisión le vieron un virus tenia muy alto el carbónico y eso es mortal, no puedes dormir tienes que estar siempre despierto si te duermes ya no te vuelves a despertar, dicen que es una muerte muy dulce de esa manera murió, y hoy antes de escribir esto, esta tarde he hecho una llamada a la cual le tenia mucho miedo, he llamado a Miguel Álvarez, y he hablado con su mujer, y se confirmo mi temor a Miguel lo enterraron en febrero del presente año después de la quimioterapia le dijeron a Amparo su mujer que podría durar tres meses, y entre sollozos me dijo que no llego ni siquiera a un mes, y yo hoy sentía la necesidad de hacerles un pequeño homenaje, este es mi homenaje a estas excelentes y maravillosas personas que formaron en un tiempo parte de mi entorno y que siento enormemente; dicen que siempre se van los mejores (no me cabe la menor duda), todo esto nos supera.

A LA MEMORIA DE:

JOSE L. de la FLOR   MIGUEL PRADOS   MIGUEL ALVAREZ
Julio- 2000  Julio-2000   Febrero-2001

QUE ALLA DONDE QUIERAN QUE ESTEN QUE SEPAN QUE AQUÍ SE LES HECHA DE MENOS

E. SANTIAGO FRANCES CAMBRA santifran@wanadoo.es

Valora este articulo:
Usuario: Palabra Paso:

raya
Agost.com
La pagina se creo en: 0,062 segundos.
-
Creative Commons License. Español   Catalan
Se permite copia, difusión, modificación y reproducción parcial o total del contenido siempre y cuando figure el autor inicial del texto y su uso no sea Comercial. Todas las copias deben llevar esta nota. En el caso de usos comerciales, por favor, póngase en contacto con: adida (-arroba-) agost.com